Sabemos que eres cuidadoso/a, pero los alimentos tienden a caerse de la sartén, y el agua a saltar de la cazuela, tranquilo/a no eres tú, es la ley de Murphy. Por este motivo hoy queremos compartir contigo algunos trucos para que tu placa esté siempre como el primer día.

  1. No lo dejes para después. Es importante limpiarla al momento. Si lo hacemos rápido, evitamos que las sustancias se sequen y se peguen. Eso sí, la zona de los fuegos, debemos dejarla enfriar.
  2. Cuidado con las esponjas que rallan. Debemos utilizar esponjas suaves para evitar las ralladuras.
  3. No utilizar productos abrasivos.
  4. Rascador para vidrio. Si tenemos una vitrocerámica, podemos utilizarlo con cuidado y sólo en los casos en que la suciedad se nos resista.
  5. Parrillas de hierro fundido al lavavajillas. Si tienes una placa a gas, con este tipo de parrillas estás de suerte, puesto que las puedrás meter directamente en el lavavajillas.
  6. Remedio casero. Si no tienes un producto específico a mano de limpieza para la placa, siempre puedes recurrir a los productos naturales como el limón y el vinagre. Te sorprenderá el resultado.

Y para finalizar, te dejamos un consejo básico, ponte música para limpiar, seguro que te parecerá mucho menos aburrido ;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *