Corberó: Consejos de lavado

Estamos seguros que a ti también te ha pasado. Están a punto de llegar los invitados a la cena, y quieres vestir la mesa para la ocasión. Te acuerdas de aquel precioso mantel blanco que tanto te gusta y qué horror!!!! el mantel ya no es blanco, es amarillento!!

Para hoy ya no estás a tiempo de resucitarlo, pero puedes intentarlo para la próxima vez.

Disuelve tres cucharadas de bicarbonato, en un litro de agua, y sumerge el mantel, junto con sus servilletas, en esta solución durante una hora.

Tu lavadora te ayudará a hacer el resto. Puedes lavar el mantel con el programa y detergente habituales, y lo habrás resucitado. Tu mantel habrá recobrado su color blanco original.

Si quieres evitar estos sustos, puedes probar de envolver el mantel en papel de seda, se conserva mucho mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *